jueves, junio 16, 2005

Cincuenta años no es nada...

16/06/55 - Diez toneladas de bombas fueron arrojadas por 37 aviones de la Aviación Naval y la Fuerza Aérea sobre la Casa de Gobierno y la Plaza de Mayo, hace exactamente 50 años. Con un saldo de más de 300 muertos, este acto criminal constituyó la primera vez en que Buenos Aires era atacada desde el aire. Y paradójicamente, por pilotos que ostentaban la misma nacionalidad que los muertos abajo. Fue la tercera vez en el siglo XX que las Fuerzas Armadas argentinas tomaban como enemigo a su propia gente, inaugurando una espiral de violencia política que alcanzaría su clímax en la década de 1970.
Las citadas instituciones armadas tardaron cuarenta años en elaborar una cuidada autocrítica, pero esto no resucitó ni remedió el dolor para los deudos de los asesinados aquel mediodía de junio, como los de la Semana Trágica, los de la Patagonia y los desaparecidos. Como tampoco lo harán las recientes derogaciones de las denominadas leyes del perdón, menos lo logró aquel engañoso indulto decretado por Carlos Menem el 28 de diciembre de 1990.
Porque la memoria no prescribe, como no se seca la sangre en los corazones de los que aún sufren, nunca más.

Fernando Paolella

1 comentario:

Yohualli dijo...

Mi mostra, su escritura ha comenzado a adoptar una tendencia tiranetas que no concoía. Chido