viernes, mayo 30, 2008

Bloqueos mentales

Siguen pasando cosas que antes no sucedían. Después de la agitación por la venta de la casa, el cambio de chip con el cambio de vida, la visita que pronto se irá de casa, y otras situaciones que se han ido dando. Me siento, como si una parte de mi cerebro hubiera estado comatoso por algunos años.

Me explico: La sensación de tranquilidad y bienestar que estoy experimentando ahora, pareciera que está borrando muchos episodios de angustia, desconsuelo, desencanto, desesperación que hasta hace relativamente poco tiempo eran factores casi cotidianos en mi vida.

No sé si sea bueno o malo. No sé si deba acostumbrarme a la tranquilidad, a dormir mis 8 horas íntegras. No sé si sea sensato empezar a divertirme otra vez, salir, retomar mis amistades de las que tanto tiempo me aparté para no comprometerlas en pagos o invitaciones; de hecho no sé si sea capaz de ligar nuevamente, ya perdí experiencia.

Sé que tengo prioridades a seguir: ir con el nutriólogo de una maldita vez, comprar mi seguro de vida (por ningún motivo quiero que mi hija pase por una zona de la angustia parecida a la que yo me aventé los últimos 9 años), pagar, pagar, pagar y agradecer el haber salido más o menos completa de esta batalla larguísima contra la nómina, los días y las horas.

¿Se crece durante un coma?, tal vez mi estado no fue comatoso, porque todo el tiempo hubo una punzada de dolor entre el pecho y la espalda, a veces se bajaba a la boca del estómago, a veces fue nudo en la garganta, muchas otras fueron lágrimas que se escaparon de mis ojos sin pedirme permiso. Nunca he sabido que los pacientes comatosos lloren o sufran... los que han salido salen atarugados y les cuesta trabajo reincorporarse a la vida cotidiana... pero nunca he platicado con alguno para que me diga si le dolió, si sentía o escuchaba lo que pasaba acá afuera...

Ahora estoy del otro lado de la baranda. Me bajé de la camilla y quisiera empezar a correr y a saltar de una vez. Sentirme viva. Pero, lo prudente es empezar a dar pasitos, uno tras otro, sin prisa pero sin pausas y ver qué pasa.

3 comentarios:

Angélica Maciel dijo...

Eres una gran mujer mi Geo... quizá no estuve cuando el coma, y lo lamento tanto... pero me alegra haberte reencontrado sintiéndote viva, sintiendo ese asombro ante la felicidad. Esa es la pauta, asómbrate de cada nuevo paso, de cada respiración, de cada sonrisa... el asombro nos hace ser niños, y los niños tienen esa magia de no tomar la vid en serio. Pelea con gigantes, dales coscorrones, porque existen...
Un abrazo.

manuel dijo...

Que emocionante su vida y finalmente, recompenzada.
Se le admira desde siempre por eso creo que porta se le ajusta tan fácil el nombre de señora; es usted un Señorón.
Besos Geo, muchos besos y abarasos.

manuel dijo...

*Que emocionante su vida y finalmente, recompenzada.
Se le admira desde siempre por eso creo que se le ajusta tan fácil el nombre de señora; es usted un Señorón.
Besos Geo, muchos besos y abarasos.