lunes, junio 21, 2010

Hipotiroidismo

una enfermedad curiosa, floja, adormilada. una enfermedad que provoca intolerancia climática, picos en el carácter, cansancio crónico, menopausia prematura, depresión, sobrepeso, somnolencia...

El hipotiroidismo es una disfunción de la glandula tiroides, que todos tenemos en el cuello, y que por alguna razón que desconozco empieza a trabajar más lentamente volviendo loco al metabolismo... eso de loco es un decir, más bien le baja las pilas a niveles insoportables.

Aparentemente el problema conmigo empezó hace más de dos años, cuando empezaron a medicarme por depresión. Visitas al psicòlogo (magnífico), medicamentos, consejos y libros no fueron suficientes para "curarme" la depre. Meses después del primer diagnóstico, nuevos exámenes hicieron sospechar a la doctora que podría estar padeciendo de menopausia prematura; sugirió hormonas y los medicamentos para la depresión, que tomé religiosamente por varios meses hasta que...

Después de casi un año de idas y venidas, alguien sugirió que podría ser hipotiroidismo. Me mandaron hacer los estudios et voilá le atinaron. Desde entonces los medicamentos son distintos, las indicaciones fueron diferentes, y entre otras cosas se descartó que mi nostalgia provenga de problemas domésticos o conflictos amorosos. Mi tristeza y mi intolerancia, aparentemente, son una consecuencia directa de una glándula que no está funcionando como debiera.

No sé si alegrarme o nostalgiarme aún más por saber que mi carácter ha sido víctima de un cachito de carne y sangre dentro de mi cuello y no de algún tipo de tristeza decadente, interesantísima, digna de un estudio psiquiátrico.

Una vez más, mi vida es tan tranquila que mis cuitas están controladas por la tiroides... damn.

Mañana vuelve a empezar la peregrinación por análisis, estudios y citas médicas. Voy casi resignada a escuchar que seré una mujer feliz, normal, tranquila, apacible, cool.

Cualquier reclamo a este respecto, favor de hacerlo llegar al IMSS-Jalisco.

2 comentarios:

Lady Mondegreen dijo...

Velo de otra forma, creo que es más interesante la poética de la enfermedad.

Además, la enfermedad es una cosa, la mujer de palabras, la de las bellas imágenes melancólicas es usted

Herminia Guardagujas dijo...

No sabía esto de la enfermedas, pero hazle caso a Lady Mondegreen, regàlanos màs palabreas.