jueves, diciembre 04, 2008

Ironías

Antier en la Feria Internacional del Libro, más de mil jóvenes homenajearon a Carlos Fuentes. El homenaje se llamó "mil jóvenes leyendo a Aura". Le cantaron las mañanitas al escritor y aparentemente éste lo disfrutó mucho.

Antier, también, murió el que hasta hace una semana o algo así fungía como Secretario del Trabajo, el Señor Carlos Abascal.

¿No les parece irónico que el inquisidor que ordenara en algún momento la quema de "Aura" muriese el mismo día en que los jóvenes lectores de la misma novela, homenajearan al escritor?

4 comentarios:

Herminia Guardagujas dijo...

¡OH!

silvestre dijo...

Cuando lo ví, pocos días antes de morir, supe que lo haría (no fue, afortunadamente, un acto de voluntad) de tan flaco, tan enfermo y tan acabado que estaba. Guardaban sus ojos el mismo destello de soberbia que siempre tuvo. Por eso cuando murió, en mi tejado hubieron dos sentimientos: la envidia por aquel que ya dejó este mundo y la tranquilidad de que ya no podrá ir por ahí.
Un saludo desde el tejado. http://silvestreilgatto.blogspot.com/

Anónimo dijo...

He estado viendo tu blog, y está muy interesante. Y pues después de años te respondo jeje, si son homónomos nuestros blogs.
Saludos y suerte :D

Herminia Guardagujas dijo...

Me pasó lo mismo que a Silvestre, vi en las noticias que le hicieron un homenaje y pensé, vaya, homenaje en vida, ese hombre es un cadáver.. y bueno, he ahí la vida que se fue..