lunes, septiembre 12, 2005

La culpa es del espanto


quise correr
escapar
de tu nombre
en el que siempre caigo
al que siempre me trepo

quise correr
dejar de pensar
d i l u i r m e de ti
en café sin cafeína

huír en humo
de cigarro sin nicotina
dejándote un cáncer pasivo
en algún órgano oculto
dentro de tu cuerpo

quise tomarme
de un solo trago
el poquito cariño
la poquita nostalgia
en las rocas
antes de endulzarte
el alma


Y aquí estoy otra vez

Nombrándote
llamándote en silencio
pensando que pensándote
podrías escuchar
las palabras
que no he dicho
que van ahogándose
entre duelos y respetos
entre tiempos y amores
que no te di
y no me diste

(el que da y quita con el diablo se desquita)

pero aquí
no hay con quien
desquitarme
de esos tus amores
que pude y puedo darte
y no has tomado
por tanto
pinche
espanto
entre

y
yo

1 comentario:

Lord Cheselin dijo...

Siempre tanto sabor y sentimiento. Pones los cinco sentidos a trabajar siempre.